Muchas son las personas que me preguntan porqué no son capaces de subir de peso, que les cuesta mucho, no saben que hacer ya para lograrlo, seguramente sea por que no se encuentran en Superávit calórico.

En el mundo del deporte hay muchos atletas que son capaces de consumir muchísimas kilo-calórias sin subir de peso, un ejemplo de ello es Michael Phelps, es el nadador y el deportista olímpico más condecorado de todos los tiempos, con un total de 22 medallas. Este atleta consume al día ni más ni menos que la cantidad de 12000 kilo-calorías diarias, ¡y eso para mantener su peso!

os preguntareis que como puede comer tal cantidad de comida, y no subir de peso ¿verdad?

Pues la razón es sencilla, entrena muy duro diariamente ( unas 8 horas en el agua ) y es que el ejercicio puede hacer que por mucho que comamos, no incrementemos nuestro peso, es cierto que este ejemplo es extremo, ya que hablamos de un campeón olímpico, pero con ejemplos como este queda demostrado que el ejercicio requiere energía y es uno de los métodos más efectivos para consumir kilo-calorías.

Existen diferentes formulas para calcular las calorías que debes consumir, pero no son totalmente exactas, ya que podemos tener un metabolismo muy activo, o por lo contrario un metabolismo muy lento ( debido a nuestro entrenamiento, genética y estilo de vida )

Michael Phelp

Michael Phelp – Nadador olímpico

No debes basarte 100% en una formula matemática, si no subes de peso, la realidad es que no estas comiendo lo suficiente, y debes aumentar un poco más las kilo-calorías hasta que empieces a subir, y si te vuelves a estancar, vuelve a subir las kilo-calorías, ¡no hay otra manera!

El entrenamiento ( con cargas de fuerza y hipertrofia si tu objetivo es ganar masa muscular ) y el descanso ( muy importante para la recuperación y el crecimiento muscular ) también son pilares fundamentales, pero si no te encuentras en Superavit calórico, ¡no podrás subir de peso!

Espero que te sirva y reflexiones un poco con este artículo, para cualquier duda o sugerencia, no olvides en escribir tu comentario.

Un saludo, y ¡a comer!