El título suena tentador ¿verdad?, no te traigo ninguna fórmula mágica ni nada por el estilo que te haga olvidarte de cuidar tu alimentación, te traigo una serie de consejos para que te quites el concepto de “dieta” que se tiene hoy en día.

Durante todo el artículo podrás ver como me refiero al término “dieta” con comillas, ya que no me gusta llamarlo así, pero en el artículo lo hago para que todo el mundo sepa a lo que me refiero sin dar lugar a confusiones.

¿CUANTO TIEMPO TENGO QUE HACER “DIETA”?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que muchas personas se suelen hacer a la hora de comenzar a mejorar su alimentación o como la llamaremos durante este artículo “dieta”.

La sociedad tiene mucho que ver en que veamos el hacer “dieta” con algo temporal, ya que se promocionan productos y dietas milagrosas, que prometen cumplir tus objetivos en el menor tiempo posible y con el menor esfuerzo, en lugar de enseñarnos como llevar unos hábitos alimenticios saludables y que sean sostenibles en el tiempo para poder llevar un estilo de vida saludable.

Pero por desgracia a las empresas el dinero y el aprovecharse de la ignorancia de las personas para venderles cualquier producto parece que les importa más que la salud de esas personas.

PERO… Y SI HAGO PESAS, ¿TENGO QUE HACER DIETA?

Ahora centrándonos un poco más en el mundo de las pesas y su alimentación, os diré que tampoco hay que llevar una “dieta” estricta (a no ser que vayas a competir de forma profesional)

Si es cierto que hay que llevar unos macronutrientes adaptados a nuestros objetivos, pero dentro de esos macronutrientes podemos jugar con infinidad de alimentos y recetas, no hace falta basarse en la típica dieta arroz-pollista.

Hay que ir adaptando esos macronutrientres en base a la evolución y objetivos que se quieran conseguir, ya que el cuerpo también se adapta cada cierto tiempo a esos cambios.

Como por ejemplo en una etapa de volumen, tenemos un superávit de 300 kcal y pasados dos meses ya no subimos más de peso debido a que al ganar músculo y grasa aumenta aumenta nuestro metabolismo basal (kcal que gasta el cuerpo en reposo) y puede que esas calorías que antes nos hacían estar en superávit, ahora sean nuestras kcal de mantenimiento ya que el músculo ganado se alimentará de esas kcal extras, aunque no siempre es así.

¿QUÉ HAGO SI QUIERO CAMBIAR MIS HÁBITOS ALIMENTICIOS SIN QUE SEA UN SUPLICIO PARA MI?

No podemos pretender cambiar nuestros hábitos alimenticios que nos han acompañado toda nuestra vida de la noche a la mañana.

Este es un punto en el que mucha gente falla y pretende cambiar sus hábitos en unos días o en unas semanas, provocándose así ansiedades muy fuertes que le obligan a abandonar los hábitos saludables en un corto periodo de tiempo.

Por esto mencionado anteriormente, te recomiendo que vayas poco a poco introduciendo hábitos más saludables en tu día a día, hazlo progresivamente y al final cuando te des cuenta, tendrás unos hábitos alimenticios muchos más saludables y sin apenas esfuerzo.

¿DIETA = SUFRIMIENTO?

Siempre pensamos que cuando nos hablan de “dieta” es algo malo, algo que nos hará pasarlo mal.

El término de “dieta = sufrimiento” es algo que también viene impartido por la sociedad, ya que solo parece que tengas que preocuparte de hacer “dieta” para perder peso, y no dicen nada de hacer “dieta” para mantener un peso estable, y una buena salud o incluso de hacer “dieta” para ganar peso.

Cuando se hace una “dieta” de perdida de grasa, (y digo de grasa, porque no es lo mismo perder grasa que perder peso), es una dieta en la que es mucho más probable que pasemos algo de hambre y algo de ansiedad (ya que al cuerpo le damos menos kcal de las que gasta), aunque con una buena estrategia nutricional esto se puede evitar en gran medida.

Y esto, es lo que todo el mundo entiende por hacer “dieta”, ya que el objetivo de la gran mayoría de las personas al hacer “dieta” es la pérdida de grasa y por ello lo relacionan con algo malo y sacrificado.

SOLO ME INTERESA ESTAR SANO, YO NO QUIERO CONTAR MACROS Y PESAR COMIDA…

Si tu objetivo no es ni perder grasa ni ganar músculo de forma controlada, y te da un poco igual, pero, si quieres estar lo más sano o sana posible, entonces simplemente lleva una buena alimentación equilibrada y variada.

Añade a cada una de tus comida proteína, grasas, hidratos, algunas piezas de frutas al día y al menos dos raciones de verduras diarias y come por sensaciones, cuando tengas hambre y hasta que te sacies, no comas por comer, ya que si tu objetivo es mantenerte el mismo estado todo el año, guiarse por sensaciones sería una buena herramienta para estar en tus calorías de mantenimiento, aunque siempre hay excepciones, y ya solo te queda…¡disfrutar!

APRENDERÁS A DISFRUTAR DE TU ALIMENTACIÓN

Mi objetivo en este artículo es hacerte ver como poder llevar un estilo de vida saludable y sostenible en el tiempo, algo de lo que disfrutes y te sientas bien al hacerlo.

Si sigues los anteriores consejos poco a poco irás adquiriendo los buenos hábitos, irás viendo como mejora tu salud, tu estado de ánimo y como valorarás mucho más lo que comes.

Incluso cuando te pegues de vez en cuando un capricho lo disfrutarás mucho más y apreciarás mucho mejor sus sabores.

CONCLUSIONES
  • Si haces “dieta” NO disfrutarás, si llevas unos buenos hábitos alimenticios SI.
  • Si quieres cambiar tu alimentación por una más saludable, hazlo poco a poco, sin cambios bruscos que te provoquen ansiedades.
  • Ten en cuenta que vas a tener que poner de tu parte para que este cambio se produzca, ya que tienes que eliminar años y años de malos hábitos de alimentación.
  • No uses el término “dieta” para referirte a unos buenos hábitos alimenticios, esto es un error que hace que el concepto de “dieta” se relacione con algo malo, pasajero y sacrificado.
  • Para tener un estado de salud óptimo come todo lo variado que puedas y haz ejercicio, la mejor opción es combinar ejercicio aérobico con anaérobico (pesas).

SI AúN DUDAS EN CAMBIAR TUS HÁBITOS ALIMENTICIOS POR UNOS MÁS SALUDABLES, PRUEBALO PORQUE TE ENGANCHARÁS Y NO PODRÁS DEJARLO